lunes, 11 de marzo de 2013

5ª CxM Fuera de Pista Sierra de San Pablo

Impresionante experiencia vivida ayer en una espectacular carrera, que hacía tiempo que quería conocer y para la que en esta edición pude conseguir dorsal. La verdad que estaba preocupado por el terreno técnico que me decían que había por alli. Finalmente contento al menos por no haber pasado mucho miedo, todo terreno un poco más peligroso hace que el vertigo me aparezca y atenace un poco, pero en esta ocasión la verdad que creo que me comporté como un machote.

Los días previos había llovido bastante y se suponía que la Sierra debería de tener mucho barro, aunque se decía que no, que no había mucho problema con esto. El día de la carrera, a primera hora hubo un fuerte chaparrón, pero al menos por Sevilla parecía que la mañana aclaraba algo.
Me voy con Agustín en el coche hacia Montellano, eligió un buen día para volver a participar en una prueba, desde la última que hicimos juntos el pasado Octubre, que fue la Turdetania. De camino para allá está prácticamente despejado, pero al acercarnos el cielo se vuelve a cubrir, caen gotas y se ve toda la Sierra de San Pablo cubierta de nubes y niebla.
Recogemos dorsales y saludamos a unos cuantos de amigos mientras cae un buen chaparrón. Como hay tiempo damos un paseo hasta la zona de salida con Juan Antonio, y nos volvemos para charlar unos últimos momentos, antes de acabar de prepararnos con todo el equipo necesario.
Agustín, Yo, Eva, Rafa y Juan Antonio
Fue un acierto ponerme las mallas largas y camiseta de manga larga, además las zapas de trail, que llevaban bastante tiempo en el armario sin usarse, y la gorra para resguardar la vista de la posible lluvia que pudiese caer. En esta ocasión, como parece que había buenos avituallamientos en carrera, no me llevé riñonera ni bote de ningún tipo para tomar nada por el camino. Otro acierto fué usar las polainas con las zapas de trail. Y dudaba mucho si coger los bastones o no. Poca gente había con ellos, y al final me alegré muchísimo de llevar uno

Sin más, nos vamos a la zona de salida, que está a unos 600m de la zona de meta y comida. Esperamos el pistoletazo de salida junto a varios amigos. Palabras de la organización por megáfono diciendo que el monte está muy bonito pero que tengamos mucho cuidado, que la palabra mas importante del día debe ser disfrutar y diversión. Así que coincide con mi idea, hoy quiero ir tranquilo y sin ninguna prisa.

Pistoletazo de salida y salimos por una pista amplia y en buen estado que saliendo del pueblo se dirige a la Sierra. Enseguida aprendo lo primero del dia, que es el por qué la carrera se llama "Fuera de Pista". Nos desviamos a la izquierda para adentrarnos en el pinar por un sendero estrechisimo que casi no existe, y empieza una fuerte cuesta arriba, todo precioso y muy mojado pero en estos momentos aun no hay barro. El pelotón se convierte en una fila de a uno subiendo por un pequeño camino que asciende al lado de un pequeño arroyo, todo muy bonito. De vez en cuando se para a andar ya que no es posible hacer ningún adelantamiento por esta zona. La subida parece que no acaba nunca y después de más de dos kilómetros llegamos a un llano donde se encuentra el primer avituallamiento. Desde el inicio de la subida hasta aquí una suave lluvia nos acompaña.
Saliendo del primer avituallamiento, km 2,5

Me tomo un vaso de una especie de zumo de isotónica, y continuamos por una pista ancha bastante corrible y que se acaba transformando en bajada en zigzag, donde Agustín se embala y casi que se sale del camino. Un poquitín mas abajo salimos de la pista y de nuevo entramos a un sendero más complicado que llega hasta el borde de la sierra, pudiendo disfrutar de unas vistas absolutamente espectaculares con el cielo cuajadito de nubes. Un entorno precioso y para disfrutar. En ese momento Agustín y yo vamos compartiendo carrera con Paco Martínez, de Los Lentos, compi ya de algunas otras carreras y con Antonio Pablo y Plácido, de los Pretorianos de Tomares. Las vistas son tan bonitas que Paco me pide que escriba un poema sobre ellas. Como las dotes de poeta aún no las he desarrollado, vuelvo a decir que son unas vistas que merecían la pena todas las manchas de barro que más adelante ibamos a conseguir.
Ya por esta parte del terreno se ven los primeros resbalones y hay que empezar a tener muchisimo cuidado. Terreno por el que su hubiese podido correr perfectamente en seco se hace muy dificil de pasar por como está el piso, hay que ir con mucho cuidado porque de uno de esos patinazos alguien puede hacerse bastante daño. Y lo más gracioso es que nadie se libra, cuando no es uno, es otro el que se tropieza o resbala.
Pasado el km 4 llegamos a la primera subida verdaderamente importante, una pared por la que afortunadamente se podía andar bien. Prácticamente no había barro en ella, y aunque bastante empinada, con la ayuda del bastón que llevaba se podía hacer sin problema. Desde arriba se escuchan los gritos de ánimo del Pepe, que estaba allí haciendo fotos.

Primera gran subida, km 4,5. Con Paco, Antonio Pablo y Agustín
Luego volvemos a bajar hacia otra pista, pero enseguida nos volvemos a salir fuera de ella y subimos por una empinada ladera de la montaña. Algo más del km 5 y por aquí nos encontramos con lo que hasta ese momento era lo peor, la ladera tenia una vista a la izquierda con un desnivel bastante importante, y por supuesto totalmente enfangada y resbalosa, daba miedo resbalar y caer por alli, la gente se agarraba al matorral que podía, aunque fuera de pinchos. Pero lo peor de todo era cuando no habia matorral al que agarrarse, y para mi lo más impactante ver a un participante sentado en el suelo diciendo que no seguía, que le daba vertigo y no era capaz de avanzar así. La verdad que eso me descolocó, me hizo mirar para abajo y me empecé tambien a acongojar, pero la verdad que reaccioné bien, sabía que no debia mirar hacia ese lado y solo avanzar, aunque hubiese que poner las manos. Por alli más que sendero, lo que habían eran surcos en la ladera a diferente altura, decidí mejor subir un poco y buscar al menos hierba por donde pisar para intentar no resbalar. Por un surco de más arriba pienso que iba mejor. Aún así me pegué el primer culazo y me arrastré un par de metros hasta llegar a un matorral que frenó mi caida.
Es gracioso, pero caía practicamente todo el mundo. Habia dos corredores del Palaciego, y uno de ellos llevaba una  camara de las buenas, una GoPro. En una de sus piñas, era gracioso pero nos interesabamos más por si le había pasado algo a la cámara y no a él. Las camaras esas desde luego resisten los golpes y el barro.

Km 7. Primer paso por la pista principal, con los Pretorianos
Afortunadamente este terreno acaba y llegamos a un clarito llano donde empezamos de nuevo a correr un poco y volvemos a llegar a la pista principal donde se encontraba la mesa de avituallamientos. Por alli nos cruzamos con otros participantes que vuelven de hacer un pequeño bucle por una senda por la que cruzamos nosotros y nos dirigimos hacia un nuevo avituallamiento, donde me tomo dos vasos repletos del extraño zumo de isotónica. Desde que salimos del peligroso episodio anterior me doy cuenta de que Paco Martínez no está, no se si fue hacia adelante o se quedó atrás. Ya no lo veremos hasta la meta. Seguimos Agustín y yo junto a los Pretorianos Antonio Pablo y Plácido, y ya por el km 9 nos adentramos en una zona que la dificultad que tenia eran las piedras, aunque era prácticamente llana. Había que ir saltando de una a otra o subiendo y bajando de ellas. La verdad que en este tramo pudimos ir algo más rápido y tardamos algo más de la cuenta.

2º paso por la pista, km 8,5
Casi en el km 10 llegamos a un cruce de caminos donde hay un avituallamiento con plátanos donde reponemos fuerzas y vemos bien lo que nos queda que no es ni mas ni menos que lo más duro. Hacia la izquierda, como en una montaña aparte de lo que es la Sierra de San Pablo, ya sí se ve perfectamente el Castillo de Cote, al que todo el tiempo habíamos estado buscando. Tenemos que bajar casi del todo y subir a lo alto del castillo. Parece imposible porque se ve lejos y bastante empinado, luego bajar y volver a subir a la loma que tenemos enfrente, por la que vemos bajando por la famosa cuerda a un montón de participantes. Eso será la parte más peligrosa de todo el recorrido.

Llegando al avituallamiento del km 10
Sin más entretenimientos, hacemos la primera bajada y llegamos a otra loma con unas condiciones parecidas al principio pero con más barro y que más resbalaba. La diferencia que si ahora te caías a la izquierda, había una verja de un terreno, con lo cual no te ibas a caer mucho, pero si peligro de pincharte bien. Por aquí avanzamos torpisimamente, con montones de resbalones, en alguna ocasion casi patinando como si fuesemos con skies. Y ya nos vamos dando cuenta que será dificilísimo que lleguemos en el supuesto tiempo de fuera de control que son 2h45m en meta. Por este terreno se nos van por delante Plácido y Antonio Pablo, tampoco los veremos más hasta la meta. Salimos del barrizal y empezamos la ascensión al castillo por la ladera más empinada de la montaña, nos acompaña una chica del Turdetania Team. En esta ocasion me toca abrir camino, fijandome bien en las balizas, que afortunadamente están muy bien colocadas. Desde cualquiera de ellas se ve muy bien la siguiente, por delante hemos perdido las referencias de los que nos preceden. La subida es dificil, pero con la ayuda de nuevo del bastón no consigo un mal ritmo y voy ascendiendo bien entre las piedras, al final casi hay que ayudarse con las manos. La tactica es no mirar para abajo, aunque ahora más que dar miedo caerse es que las vistas son alucinantes.
Cuando llegamos a la cima del Castillo, un voluntario nos indica el camino para bajar, y este sí que es más civilizado, con un pequeño sendero señalado y una especie de escalera, intentamos bajar algo rapidito, pero ahora comienza a llover fuerte y por momentos hasta graniza durante unos instantes.
Vista del Castillo de Cote, por la parte izquierda, la de mayor pendiente, es por donde se subia, por la derecha por donde se bajaba.
Torre de Vigilancia y zona por donde se bajaba con la cuerda
Una vez bajado el castillo, nueva mesa con avituallamiento, pregunto por si hay un corte de fuera de control intermedio y me dicen que ya lo pasamos en la anterior mesa, asi que al menos tranquilo porque acabaremos la prueba completa, aunque el tiempo final es imposible en menos de 2h45. Es aproximadamente el km 12,5.
Por delante nos espera otra fuerte subida por una pista en buen estado, pero para nuestra sorpresa, enseguida nos salimos de ella para avanzar por en medio del pinar. Nos dirigimos hacia la Torre de Vigilancia contra incendios, ya sabemos que tendremos desde alli que bajar por las cuerdas, y ya eso será lo ultimo para poco a poco ir bajando hasta el pueblo. Lo que no nos imaginamos es que esta subida será la peor.
Al principio avanzamos bien. Es duro pero se puede pisar de una forma mas o menos adecuada, pero luego llegamos a un punto donde hay algo menos de vegetación, poco sitio donde agarrarse, la pendiente es mayor y el camino es puro barro pastoso y resbaladizo. Nos resbalamos varias veces, con mucha dificultad de ponernos de pie, de encontrar por donde avanzar, pero lo peor de todo es cuando Agustin cae, y del probio resbalón le da un fuerte tirón en el gemelo. Se queda paralizado y es dificil ayudarle porque tampoco yo tengo mucho equilibrio, pasamos unos instantes alli tirados son saber muy bien que hacer, el fantasma de la retirada aparece un poco, algunos participantes hablan de llamar a un voluntario para que avise por radio, pero preferimos esperar un poco a ver si se le pasa. Cada vez que intenta levantarse el dolor es peor. Ya es prácticamente revolcarse por el barro, con las rodillas, con las manos agarrando barro. Al final y gracias a mi baston salimos de alli. Fijo el baston bien al suelo, mi pie derecho bien pegado a el, y con esa fijación. ayudar a Agustín  cuando lo del gemelo se le pasaba un poco a levantarse y a empujarle hacia la zona de matorral. Poco a poco seguimos subiendo hacia la zona donde se encontraba el inicio de la bajada con cuerdas. Por aquí volvimos a ver a los compis del Palaciego que tenían la cámara de vídeo GoPro y por tercera o cuarta vez, les pregunto donde lo pondrán. En corriendoallimite.com
Una vez arriba , en la zona de la Torre de Vigilancia, nos iban a dar la gran noticia del dia, y es que ya no había que bajar por la cuerda y nos desviaban hasta el pueblo por una zona de pista, y además nos decían que no iba a haber tiempo de fuera de control, tal como estaba el terreno. Dos buenisimas noticias que nos alegraron la mañana, aunque después de todo lo pasado, ya me hubiese gustado ir por la cuerda a ver cómo era eso. Incluso después de bajar un poco corriendo por la pista, el km 14 nos sale casi en 20 minutos.
Luego llegamos a un ultimo puesto de avituallamiento donde Agustín pide que le echen reflex en el gemelo, pero antes hubo que limpiarselo del barro, y aún así hasta el bote de reflex quedo guarro de barro también.
El ultimo episodio que quedaba era un pequeño sendero a la orilla de un arroyo, donde también había bastante barro y que en un salto que tuve que dar desde una piedra, patiné al llegar al suelo con los dos pies casi un metro, afortunadamente sin caerme. Visto eso, decidí bajar por en medio del arroyo, que aunque me mojaba los pies, al menos no había barro.
Lo que quedaba ya era fácil, por buen camino pero en suave bajada, aunque tampoco pude correr muy a gusto porque los isquios empezaron a quejarse. Afortunadamente en la llegada a meta no hubo fuera de control, porque llegamos mucho mas tarde que el supuesto cierre del mismo, en 3h08m42s, una pasada, a más de 11 minutos de media por km.

Preciosa foto de las estupendas vistas que había durante el recorrido
En resumidas cuentas contento porque lo pasamos bien, además del reencuentro con un amigo. Aunque la mayor cantidad de barro se lo llevara él.
La verdad que es una carrera bonita y bien organizada, con buen tiempo tiene que ser excepcional. Otro año repetiré, pero no si el tiempo está de esta manera.
Con esta carrera he descubierto la diferencia entre las CxM y las trail. En las Trail hay mucho más terreno para correr. En las CxM el terreno es mucho más técnico y todo el tiempo hacia arriba y hacia abajo. Me lo apunto bien para la próxima.

Luego entrega de premios con comilona final gratuita de potaje y paella, toda la que se quisiese. Y un sorteo de regalos que como siempre, no tocó nada.
Organización perfecta del C.A. Montellano, y sobre todo destacar la grandisima labor y cómo animaban todos sus voluntarios.


Clasificaciones aqui: Pos 245/256

Curioso video con todas las entradas en meta:

Espectacular video del compañero del Palaciego, al que hago mención en la crónica:
http://www.dailymotion.com/f100000042732002#video=xy4g8t

Para finalizar la cronica, recordaros que si queréis colaborar con mi reto solidario aunque sea con una pequeñísima cantidad, podéis hacerlo en el siguiente enlace:

www.migranodearena.org/javierbalbuena2


Articulos relacionados por categoria