martes, 11 de septiembre de 2012

2ª Media Maratón de Valdiguelo

Primera carrera de la temporada, y en esta ocasión ya que la carrera era en Santa Marta (Badajoz), aprovechamos para desplazarnos un dia antes hasta allí, y así no tenernos que despertar tan temprano y darse la paliza de coche antes de la carrera. Nos juntamos 14 amigos a pasar la noche en un albergue prácticamente al lado de la salida de la carrera, y otros varios más que también se quedaban en otros alojamientos.
El sábado por la tarde salíamos para allá Agustín, Ángel, Pedro, Carmen, su hija Irene y yo. Un viaje de ida muy muy entretenido sobre todo con las peculiares historias de Angelito, y luego de un par de despistes de recorrido, y un fuerte aguacero; llegamos al albergue, donde ya estaban allí todos nuestros compañeros del fin de semana.

En la puerta del albergue, a la llegada
Reparto de camas y nos vamos al pueblo, que estaba en fiestas, para tomar algo de cena. Nos juntamos todos en un bar, junto con otros campañeros que iban a participar en la carrera; y el maestro de ceremonias y organizador de la carrera, Paco Sanchez Pintor.



Y luego de tomar la ultima copita en el pueblo, algo más tarde de la 1 de la mañana nos vamos de vuelta al albergue. Ultimas bromas y nos ponemos a intentar dormir. Se hizo dificultoso por culpa de los mosquitos, había demasiados y desgraciadamente cabíamos a más de uno cada uno.
Entre una cosa y otra supongo que no dormí más de 4 horas y media o así. Sobre las 7 y media ya estábamos escuchando los aullidos del Lobo, que había estado estirando, dando un paseo, y recogiendo los dorsales de todos desde hacía ya un buen rato. Un gran detalle.
Desde la ventana, vemos que ya la carrera se está preparando, empiezan a llegar muchos coches, y ya se respira el ambiente de la carrera. Incluso tenemos que cerrar la puerta de la casa, porque mucha gente se piensa que puede entrar al cuarto de baño, que es un vestuario de la carrera o algo así.

Antes de empezar la carrera

Nos hacemos unas fotos en la puerta y saludamos a mucha más gente conocida, que llega en ese momento. La verdad que la mentalización para la carrera se pierde casi por completo.

Ataviado por primera vez en una carrera, con la camiseta con publicidad de mi fisio, Jose Antonio Salas Lluch, Decido salir con el cinturón de un bote, para poder en todo momento tener liquido para beber. Hay muchos avituallamientos, pero tienen vasos y en ellos es muy difícil beber. En la Media Maratón Cabeza de la Vaca no llevé nada y lo pasé mal, asi que decido salir con el bote y creo que no me equivo qué. Nos vamos para la salida dispuestos a comenzar la prueba.

No tenía un objetivo prefijado para esta carrera, salvo conocerla, disfrutar del rato con los amigos y tomarla como un entrenamiento más. De hecho durante la misma semana no había guardado ninguna precaución especial en los entrenamientos, ni me he reservado, ni preparado nada especial para el dia de la carrera. Si acaso un objetivo que podía tener en mente era intentar hacer por debajo de los 7 minutos de media por kilómetro, sabiendo que iba a tener que andar y correr. O sea, intentar hacer algo menos de 2 horas y media en total.

Disparo de salida y los inicios son cuesta abajo. Avanzamos a un ritmo rápido pero sintiéndome bien de fuerzas y de ritmo. Pero poco a poco empieza a haber algo más de pendiente y aflojo para no cansarme más de la cuenta. Ya el ritmo sube algo por encima de 6' y me empieza a pasar gente que seguro tiene que acabar delante mía, como Javi Rosales, Diego Meca, Jesús, ... Conmigo se mantiene Agustín, y Pinteño se mantiene un par de kilómetros, pero en cuanto la cuesta se endurece se mantiene más tiempo sin andar y se va para adelante. David (Estoespaverlo) de vez en cuando da tirones y nos pasa y otras veces se queda atrás. Todo el tiempo haciendo fotos con su cámara. Carmen se queda algo más rezagada desde el inicio y Jose Luis viene por detrás, pero en cuanto hay que ponerse a andar nos coge y se va irremediablemente para adelante con el ritmo tan fuerte que es capaz de llevar andando.

Del kilómetro 3 hasta algo más del 5 la cuesta se hace muy dura, y el camino se ve muy bonito, serpenteando a lo lejos por la montaña, y la fila de corredores intentando pasarla como se pueda, corriendo, andando o como sea. En las curvas voy mirando hacia detrás y veo que viene muy fuerte Pepe Sosa, finalmente me coge y me pregunta si no llevo la cámara. La verdad que hoy al llevar solo el cinturón del bote he preferido no llevarla en carrera. Al final el esfuerzo de avivar el ritmo y no tener foto. ¡Lo siento, amigo Pepe!.

Algo después del km 5 acaba la cuesta y empieza un fuerte descenso de unos 3 kilometros. No es un descenso tecnico, y aun teniendo algo de cuidado, la verdad que es posible ir bastante rápido. Agustín y yo avivamos el ritmo y tanto David como los corianos se quedan detrás, pero tampoco conseguimos coger a casi nadie de los que llevamos por delante. Las vistas son muy bonitas, una zona mucho más rural que la otra vertiente, y una vista muy bonita de dos pequeños pueblos extremeños delante de nuestras cabezas, junto con el Castillo de Feria, al fondo.

Una vez que el terreno se vuelve a nivelar y comienza una leve pendiente, se vislumbra otro avituallamiento, donde relleno bote y comenzamos otra gran subida. En esta ocasion se ve a lo lejos como el camino se hace cementado. A lo lejos y a media subida se ve a Jose Luis, y ya es imposible de coger, con lo rápido que anda en ese terreno es imposible.
Así, comenzamos la subida por el cemento. La pendiente es muy muy pronunciada. Intentamos lo que podemos para no perder mucho ritmo, pero sigo sibn saber andar rápido, el reloj marca 11 minutos por kilometro. Braceando, aumentando la zancada, pero no hay forma de mejorar el ritmo. De vez en cuando una miradita hacia atras a disfrutar el paisaje e intuir quien viene a lo lejos. Muy de agradecer los mensajes de ánimo que había pintados en el suelo.

Una vez salimos del cemento una pequeña bajada para recuperar algo la respiración, pero el camino continua subiendo algo más. El terreno se hace más duro y complicado para las pisadas, con bastante piedra suelta por el suelo, complicado incluso para avanzar algunas bicis que acompañan el recorrido. Pero el entorno paisajístico cada vez se hace más bonito.
Durante este terreno cambiamos mucho de andar a correr, y pasado el km 12 hay una bajada más pronunciada que aprovechamos para bajar algo más rápido. Por cierto en este tramo para nuestra sorpresa nos topamos con un extraño tipo que supongo creía estar solo en el Universo porque se puso a "cagar" allí en medio del recorrido, sin preocuparse de meterse detrás de ningún árbol ni nada.

Llegamos al km 13 y final de la bajada, con un nuevo avituallamiento donde aprovecho para tomarme un par de masticables de isostar y terminar de llegar el bote, porque se ve que viene una nueva subida. ¡Y vaya subida! Absolutamente tremenda, por dentro de una finca particular, por medio de vacas, mierda, etc,... Cada vez se hacía más dura bajando el ritmo una barbaridad, incluso adelantamos a dos bicis que iban de acompañantes, al final recuperamos un poco el resuello y de nuevo una bajada, pero en esta ocasión más técnica que antes, muchisimas piedras y sendero estrecho, a veces totalmente ocupado por piedras.
Por aqui tenía que ir con muchísimo cuidado, y un par de veces de uuuyyyyy!!; que casi me doblaba el tobillo, pero afortunadamente falsas alarmas.
De vez en cuando alguna pequeñilla cuesta para no perderle el gusto y es cuando empiezo a sentir muy muy cargados los cuadriceps e isquios, con algún amago de calambre, por lo que con frecuencia tengo que aminorar el ritmo y reservar para no me verme dolorido y sin poder dar un paso más.

Pasamos el km 15 y afortunadamente volvemos a entrar en la pista principal que era el inicio de carrera. Presumiblemente parece que lo que queda cuesta abajo. Comemos algo en el avituallamiento y vuelta a rellenar el bote con agua. Empezamos a bajar por la pista con intenciones de mejorar un poco la media de la carrera que hasta ese punto era de unos 7:15 por km. En un instante vemos a Carmen que viene por el sendero que bajaba por la montaña, antes de entrar en el carril, parece que ha recuperado bastantes puestos.
Nos lanzamos con un buen ritmo, más cerca de 5' que de 6; pero de repente caigo en que a la ida no hemos visto los carteles de km 17, 18, etc. Y rápidamente se ve el por qué, otro avituallamiento donde apenas me mojo los labios, y vuelta a subir por otra lomita, aunque en esta ocasion sólo ando un par de veces e intento acabar la prueba ya corriendo todo lo que queda. Agustín me acompaña de la misma manera, como todo el camino, aunque de nuevo y de vez en cuando siento flaquear las piernas, unos amagos de calambre, que bajando un poquito el ritmo se pasan y se le vuelve de nuevo a poder exigir más a las piernas.

En este tramo nos mantenemos muy cerca de dos corredores que casi todo el tiempo están delante nuestra, que a veces nos acercamos mucho a ellos, pero que en ningun momento podemos atrapar, por la parte más favorable y al girar a la derecha, vamos un poco más fuerte, con las intenciones de pillarles, pero que va, no nos acabamos de poner a su altura.
Algo pasado el km 19 ya se ve la entrada definitiva en el carril principal. Ultimo avituallamiento y directo hasta meta. Pues no se si por fijarme demasiado en eso y no en el piso, pisé algún agujero de forma inconveniente y a la tercera, ahora sí que me tuerzo el tobillo del todo, nada de casi.
Siento un dolor grande repentino, enderezo el pie, y el dolor continúa un poco, aunque prefiero no parar. Hasta el final me sigue molestando un poco.
El dolor se aguanta hasta llegar a meta, que queda a poco, y el esfuerzo del ultimo kilómetro, en subida; ayuda para hacerlo olvidar.

Finalmente, un tiempo de 2h27m29s para los 21,33 kms medidos por el Garmin dan una media de 6:55 por kilometro. Puesto 162 de 173 en la general, y 26 de 27 en la categoría de Veterano B Masculino.

Analizando los datos del reloj, aproximadamente 500m de desnivel. Y según Sporttracks, he estado andando tan sólo 3,77 kms en toda la prueba.

El balance creo que por un lado bueno y por otro no tanto. Antes de empezar si me dicen que hago menos de 2h30 hubiera estado contento. Además en cuanto a aguantar el ritmo y kilometraje me he sentido bien. Pero lo que no he estado tan bien es a nivel muscular. La forma en que se me han cargado los cuádriceps e isquios es preocupante, porque en una prueba más larga serían dificiles de recuperar. Aunque por otro lado, cuando notaba la sensación previa al calambre y aflojaba la pierna recuperaba bien.
Mención negativa aparte es el tema de la torcedura de tobillo. Al entrar en meta no le di mucha importancia, pero al girar el pie en la ducha noté que me dolía. Algo más tarde, en una ambulancia me lo revisaron y me pusieron pomada. Parece que no le vieron que fuese una torcedura importante. Me estoy poniendo hielo y pomada. Y creo que al menos 3 días estaré sin correr. Esto puede ser lo peor de haber hecho esta carrera, que el entrenamiento para los proximos retos se resienta y no pueda seguir al mismo nivel. Esperemos que con unos pocos dias de reposo se alivie el dolor del tobillo y no vaya a más.

Luego de la carrera nos quedamos un rato en la barra preparada para el evento y asistiendo a una entrega de trofeos y sorteos de regalos muy peculiar, con premios de productos de la tierra para los primeros clasificados de cada categoría y también para los ultimos, para el más pesado, para el que venía de más lejos, etc. Una gran organización la realizada por Paco, y una carrera preciosa digna de conocer y de repetir.

Además, pude conocer a dos fantásticas personas, Jesús y Almudena, gracias a los que me aficioné a grabar videos durante algunos entrenamientos y carreras. Además Almudena quedó campeona en su categoría. Espero que nos veamos en muchas más carreras y entrenamientos.

Todas las fotos del fin de semana:


Articulos relacionados por categoria